UDLA perfecciona análisis de comportamientos académicos

Esta medida ha permitido detectar cursos que requieren mejorar sus resultados, para esto han colaborado tanto los campus como las escuelas, respetándose el modelo matricial.

 

La Dirección General de Asuntos Académicos (DGAA), a través de su unidad de análisis, ha profundizado la evaluación de los resultados académicos de todos los programas y carreras de UDLA.

Durante el período 2014, la DGAA identificó que varias asignaturas representaban una mayor complejidad para los estudiantes, lo que incidía directamente en su progresión académica. Para estos casos, de una forma coordinada entre las escuelas y los campus, se prestó una atención especial a través de los profesores de planta. Se implementaron evaluaciones de recuperación y períodos de verano en varias de ellas, lo que permitió mejorar los resultados finales en relación a los obtenidos en períodos anteriores.

A partir de este 2015, el análisis se ha focalizado más agudamente en el seguimiento desde el primer día de clases de los resultados académicos que obtienen los estudiantes de primer año en sus primeras evaluaciones parciales y en su asistencia a clases.

Gonzalo Vallejo, director general de Asuntos Académicos, explica que “hemos detectado que nuestros estudiantes que ingresan a primer año, llevan algún tiempo fuera del sistema educacional, al menos cuatro años desde que salieron de la enseñanza media e ingresan a la universidad, situación que puede afectar sus primeras  evaluaciones, no por una falta de capacidades sino que por un proceso de adaptación al sistema de educación”.

“Es muy positivo hacer una detección temprana de estos aspectos, ya que sabemos que los alumnos  nuevos que fracasan en sus primeras evaluaciones, tienden a desanimarse y tienen más posibilidades de abandonar su carrera. Con esta información, podemos entregar a los directores académicos de los campus una base, mucho más precisa, de los alumnos que necesitan refuerzo. Para ellos se organizan tutorías académicas y se implementan acciones de mejora a través de sus equipos de profesores de planta”, agregó Vallejo.

A partir de estas medidas de análisis, la DGAA también focaliza sus esfuerzos en la detección de los estudiantes que reprueban una o más cátedras. De esta forma los profesores de planta pueden trabajar para que  reciban un apoyo académico temprano, que les ayude a mejorar sus resultados en las segundas cátedras y así mejorar el rendimiento de las asignaturas que no comenzaron bien.

Vallejo añade que “hasta ahora se han obtenido avances positivos, ya que hemos comprobado que en comparación al primer semestre del 2014, tenemos 3% más estudiantes de primer año que obtuvieron evaluaciones aprobadas en el primer período de cátedras, y un 3% menos de estudiantes que obtuvieron dos o más evaluaciones reprobadas en este período”.

Este avance no hubiera sido posible sin los profesores de asignaturas,  quienes cuentan tempranamente con información sobre algunas  características de ingreso de sus estudiantes, esto con el objetivo  de que puedan revisar sus metodologías y actividades  para que respondan a las necesidades de los alumnos.

Gonzalo Vallejo agrega que a través de la Unidad de Gestión Curricular (UGC) se ha asesorado a los profesores de asignaturas de primer año que obtuvieron bajos resultados académicos para construir instrumentos de evaluación consistentes con los resultados declarados en los programas de cada asignatura.

En  conjunto, señala Vallejo, estas acciones han ayudado no solamente a detectar a estudiantes que necesitan apoyo por sus resultados académicos, sino que además, han permitido ayudar a mejorar los resultados en una colaboración matricial  entre campus y escuelas.